Celebrar la Vida

Hoy quiero hablarte de lo importante que es cumplir años, y no por el hecho de cumplir años como se ha llamado culturalmente, si no por el hecho de respetar la vida y aprovechar ese único día que tienes para ti durante el año, para darle ese significado y ese valor tan preciosos a tu vida y contemplar el momento en el que llegaste a este mundo hace ya unos años.

Y es esa oportunidad que tienes para que un día de esos 365 días puedas dedicártelo a ti, no esperando a que la gente te reconozca, te invite, te dé, todo lo que suceda exteriormente es un valor agregado de Dios y bienvenido sea, pero es más lo que sucede a nivel interior ¿Cómo haces tú, de ese día, todo un ritual para re-significar lo importante que es que estés viva en este momento y presente en este tiempo?

Ese es el verdadero significado de cumplir vida, los años nos llevan a pensar en números y caemos en ese juego angustioso de Número + Vejez = Muerte y si eso fuera cierto pues todos nos moriríamos de viejos, pero resulta que cualquier edad es la perfecta y la idónea para morir, entonces esa regla que creó el hombre debemos replantearla.

Cuando quitamos los números nos damos cuenta que simplemente estamos celebrando el estar vivos, al replantear esa fórmula dejas de tener angustia por esa fecha que te hace sentir “vieja” y empiezas a pensar en la vida, en realidad no sabemos cuántos años más o cuentos años menos nos quedan, entonces pensemos en vivir el presente con la mejor disposición y entrega.

Astrológicamente es el momento donde los astros vuelven y se unen en la fecha y en la hora en la que tú naciste, pero en posiciones completamente diferentes y eso te permite empezar a vibrar distinto, a vivir una nueva vuelta al sol en otra sintonía, te dota de virtudes, movimientos, destrezas y dones como herramientas para utilizar durante este nuevo tiempo, así que no creas que nada está pasando porque todo se está ajustando en su debido tiempo.

¡Tú decides como ves el vaso!

Pero en ese día tan especial tienes el poder de hacer un alto en el camino, replantear tus proyectos, tus visiones, tus sueños y tener un año para poder brillar de una forma diferente, entones, si los números son vejez, pues todos moriríamos de viejos, pero como no es así, te invito a que celebres la vida, llegó el día en el que debes ser tu prioridad más que otros días.

¿Para qué nací mujer?

Si me preguntas para mí qué es ser mujer podría responder con un sinfín de sinónimos: Amor, vida, salud, transmutación, inquietud, resiliencia, sanación, soledad, silencio, fortaleza, coraje, ciclos, lágrimas, risas, magia, servicio, luz, compasión, intuición; Y así la cuneta puede ser imparable.

Yo soy una mujer orgullosa de serlo, no porque en la vida siempre me haya ido bien, he tenido pérdidas dolorosas, entre ellas la de mi hermano, mi compañero y mi guía, he estado sola, me he enfrentado a la gente por ser diferente, he cuestionado a mi familia, mi vida, mis creencias, me he cuestionado sobre la vida, los gobiernos, la política, las industrias, la alimentación, la publicidad, he sentido que el mundo se acaba, me ha dado ansiedad, depresión, he ido un poco contra la corriente, he sufrido mi país, las lágrimas a veces toman el control de mis sentimientos y puedo decir, que he hecho lo que he querido sin lastimar a nadie.

Pero soy orgullosa de ser mujer porque he aprendido a sentir cada momento vivido como un aprendizaje, como mujer tenemos el don de la transformación por nuestra sensibilidad, podemos morir y nacer más fuertes, estoy orgullosa de poder hacer mil cosas a la vez que permiten que mi vida se llene de mil aventuras cada una con un color diferente, como mujer soy aliada a la intuición y puedo sentir la vida cotidiana de una forma más profunda, tenemos el don de la comunicación, de la belleza única, de la creatividad, de la transformación y de ser líderes de vidas ¿Cómo no querer ser mujer?

No considero que el ser mujer ponga límites a mis sueños, no tiene por qué hacerlo, las mujeres nos hemos encargado de lastimarnos, ofendernos, criticarnos, nos hemos mirado con envidia, como si nos odiáramos por el simple hecho de ser mujer, porque la una tiene más que la otra, porque es menos o más, porque es delgada o porque es gorda, porque se viste de tal o cual manera, porque muestra, porque camina, porque habla, porque se ríe, y eso sí hace que seamos vulnerables y débiles pero entre nosotras mismas, que creamos que la forma en la que queremos llevar la vida no es posible, quiero decirte que siempre va a existir alguien que te apunta con el dedo, que juzga tu forma de ser y sentir ¿Entonces por qué te preocupas, si siempre te van a juzgar? ¡Haz lo que quieras que te haga feliz y que no interrumpa la felicidad de nadie!

¿Qué pasaría si entre todas nos empezamos a construir las unas con las otras aceptando nuestra diferencia, respetando las creencias y gustos de la otra? La forma en la que cada una lleva su vida es completamente diferente y se puede convertir en un ejemplo positivo de vida para ti, me encanta ser mujer porque tengo el don de la vida, la conexión con Dios, para ver el mundo diferente, sanarlo, expandir el amor en la tierra y no es un amor romántico como los cuentos de hadas, es el amor que me lleva a la acción, a valorarme para valorar al otro, a amar al que me mira mal porque es él quien me refleja lo que yo debo transformar en esta vida, a amar al que no conozco por el simple hecho de estar vivo, a amar a la naturaleza porque es ella la que me permite sobrevivir en esta vida.

Ser mujer es un regalo de la vida, no es verdad que venimos a sufrir, eso lo creaste tú con tus pensamientos y es lo que se manifiesta en tu vida, culturalmente a cada ser humano lo educan para tener miedo a vivir y en especial a las mujeres, yo quiero decirte que es hora de romper las cadenas que te han tenido con temor, te invito a que replantees tus creencias, te invito a que mires con otros ojos tu vida, a que abras tu mente para comprender que lo que has vivido ha permito que estés donde estás con la fortaleza que tienes, nada dura para siempre y cada momento pasará.